¿Cómo construir un refugio para la lluvia sin recursos?

Sentimos un gran placer cuando podemos entrar en contacto directo con la naturaleza, ya sea en un sendero, un campamento o incluso viajes a lugares más rústicos, ¿verdad? Hoy  en nuestro post daremos algunos trucos de cómo construir un refugio para la lluvia sin recursos.

construir un refugio para la lluvia

Este tipo de aventura es estimulante porque nos mantiene alejados del ruido y el estrés que el mundo urbano nos impone.

Incluso para un sendero simple, se debe tener cuidado, como llevar una buena mochila, calzados adecuados y utensilios básicos como  navaja de bolsillo y linterna, por ejemplo. Nunca sabemos lo que puede pasar y lo mejor es estar preparados para eventos inesperados, como por ejemplo perder algunos utensilios, quedarse sin comida o enfrentar una lluvia repentina.

Este último es un caso peculiar, ya que pocas personas saben cómo construir un refugio para la lluvia sin los recursos necesarios. Es fundamental para nuestra protección, y saber cómo hacerlo es una carta poderosa cuando nos aventuramos.

Por lo tanto, tenemos algunas opciones para que puedas hacer lo mejor en estas situaciones.

Consejos para construir un refugio para la lluvia

Si has llevado poncho impermeable y cuerda, puede construir un refugio. La gran ventaja es que, como está fuera del suelo, además de la lluvia, la estructura protege de los insectos y otros animales.

Si no hay cuerda disponible, mira si el lugar tiene lianas o intenta encontrar troncos fibrosos como un árbol de plátano del que puedas arrancar tiras e improvisar una cuerda trenzándolas.

Busca un lugar entre árboles firmes y entrelaza la primera parte de la cuerda, tratando de hacer una «cama» improvisada. Coloca ramas más fuertes atadas a la cuerda: esta será la base de la cama. Haz esto a unos 60 centímetros del suelo.

Aproximadamente un metro por encima de eso, estira la otra parte de la cuerda, sobre la que colocarás el impermeable. Átalo a los lados de la parte inferior, incluso usando cordones de botas, por ejemplo.

Este refugio no es el más adecuado para lluvias pesadas y ventosas o muy largas, pero puede salvarte en caso de emergencia, ya que es práctico y rápido de hacer.

Aunque tienes pocos recursos, es posible improvisar una cabaña con solo troncos y poca cuerda

Trata de encontrar troncos bifurcados, con tamaños que van desde 20 centímetros a un metro.

Busca un árbol grande o una piedra grande de base y comienza con los más pequeños haciendo horquilla. Montarlos también con una distancia de 20 centímetros entre sí, siempre creciendo.

El refugio tendrá forma de triángulo y cuando termines de hacer las horquillas, ata un torso más firme a cada lado.

Con la base lista, arroja cualquier tipo de hoja que encuentres. Primero pon los secos, luego los húmedos y, por último, las ramas más firmes, para que cualquier viento más débil no los saque de su lugar.

Refugio tipo carpa: este tipo de refugio es más fácil de armar cuando tienes una lona, pero, como estamos hablando de improvisación, también se puede hacer con pocos recursos.

Reúne todo lo que tengas, como un impermeable, chaqueta, camisetas y mantas, e intenta atarlos para improvisar una lona.

La base está hecha con troncos más delgados. Elige de 8 a 12, dependiendo de la altura del lona improvisada, con tamaños similares. Colócalos juntos en el suelo  y átalos firmemente en un extremo.

Tan pronto como coloques esta base, tendrá forma de carpa. Por arriba pon tu lona improvisada y mira a ver si hay hojas grandes Si las encuentras, colócalas verticalmente al lado de la tienda, enterrando el tallo en el suelo. Esto aumentará la protección contra la lluvia y el viento.

Puntos importantes que debes considerar

Siempre que notes que se acerca la noche, hagas lo que hagas e incluso si te das cuenta de que va a llover, enciende un fuego. Es más fácil coger material con fuego encendido.

Al recoger troncos, ramitas y hojas, ten cuidado con las espinas. Pueden doler mucho y reducir tu energía.

Incluso en lluvia torrencial, no te desesperes. Es mejor permanecer en tu refugio improvisado, incluso si no te protege al 100%. Si te pierdes, espera a que pase la lluvia para obtener ayuda.

Cualquier objeto que tengas o encuentres puede ser útil en una emergencia, así que no descartes nada.

Es esencial, en los senderos y campamentos, mantener la calma en momentos de estrés, ya que estarás en entornos hostiles y sin muchas alternativas.

Sabiendo cómo improvisar un refugio para la lluvia con pocos recursos, podemos enfrentar cualquier adversidad más fácilmente.

¿Qué te ha parecido nuestros consejos? Alguna vez has estado en esta situación?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *