El árbol de la discordia que casi provocó una guerra

El árbol de la discordia, todo empezó  a las 7 horas del 21 de agosto de 1976, 23 vehículos estadounidenses y surcoreanos llegaron, sin ningún aviso formal, al Área de Seguridad Conjunta, parte de la Zona Desmilitarizada de Corea.

árbol de la discordia

Dos equipos compuestos de ocho ingenieros militares bajaron de los automóviles.

Sus armas: motosierras y hachas. Su objetivo: un árbol.

Una misión de venganza: tres días antes, la planta fue responsable de la muerte de dos soldados de EEUU.

Establecida en 1953, tras el fin de la Guerra de Corea, la zona actúa como un área  entre Corea del Norte y Corea del Sur.

Se creó como parte de un acuerdo entre Corea del Norte, China y el Comando de las Naciones Unidas.

En los dos lados de la región, que divide la península coreana a la mitad, aún hoy el clima es de constante tensión. Los ejércitos están siempre en prontitud.

Y así fue como un álamo de 30 metros causó una verdadera tragedia.

El árbol bloqueaba la línea de visión entre el puesto de control del mando de las Naciones Unidas número 3 y el puesto número 5

Como no podían obtener una visión precisa del lado opuesto, el 18 de agosto, cinco miembros del Cuerpo de Servicio Coreano, escoltados por 11 soldados estadounidenses y surcoreanos, liderados por el comandante Arthur Bonifas y el teniente Mark Barrett, fueron instruidos para cortar los las ramas de la planta. 15 soldados norcoreanos, comandados por el teniente Pak Chul, decidieron intervenir.

A los gritos, Chul mandó a los adversarios parar el ataque a la planta.

Explicó que el árbol era intocable, pues el propio Gran Líder Kim Il-Sung la había plantado personalmente y estaba acompañando su crecimiento.

Bonifas ignoró el llamamiento y ordenó que el acto fuera proseguido.

A continuación, un camión repleto de guardias norcoreanos llegó al lugar.

Bonifas y Barrett fueron atacados con los propios instrumentos con que cortaban el árbol. Sangraron hasta la muerte.

El Comando de las Naciones Unidas puso en práctica la «Operación Paul Bunyan» – nombre dado en homenaje a un notorio leñador mítico en el folclore de Estados Unidos.

El objetivo era un solo: derribar el árbol de la discordia

Acompañando a los ocho ingenieros militares, se enviaron 64 soldados armados de las Fuerzas Especiales de Corea del Sur y siete helicópteros de ataque.

Soldados armados con misiles y tanques esperaban un posible contraataque. En total, la operación contaba con 813 combatientes.

Corea del Norte ha enviado a 200 guerreros dotados de ametralladoras y fusiles.

Pero decidieron tragar el orgullo ante la superioridad enemiga. En 42 minutos, la planta de Kim Il-Sung estaba en el suelo.

El tocón fue sustituido por un monumento en 1987.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *