La caza o pesca furtiva es aquella que se realiza de manera ilegal. Según la Real Academia Española, la definición de furtivo o furtiva dicho de una persona, se refiere a quien caza, pesca o hace leña en finca ajena, a hurto de su dueño.

La caza furtiva ha existido desde siempre y es practicada al margen de la Ley, ya que se dan varias circunstancias para calificar de furtivo a un cazador, entre las que podemos enumerar las siguientes:

La caza o la pesca fuera de la temporada legalmente establecida.

La caza o pesca sin poseer una licencia administrativa.

El animal o la planta está en un área de restricción.

El derecho a cazar ese animal es reclamado por alguien 

Los medios usados son ilegales (por ejemplo trampas, focos para atontar al animal o explosivos para matar peces).

El animal está protegido por la ley, o ha sido declarado como especie en vía de extinción.

Los cazadores furtivos aparte de cometer una sanción administrativa se enfrentan a responsabilidades penales derivadas de sus actuaciones en fincas ajenas.

El furtivismo ha existido desde siempre y es practicado por infinidad de personas sin licencia o con esta caducada, aunque hay quien teniendo licencia practica la caza fuera de los términos para los que está autorizado, por lo que se le puede considerar furtivo con independencia de si se está en posesión legal de su arma.

No hay un arma preferida por los cazadores furtivos pues aunque la Guardia Civil interviene bastantes escopetas, también se intervienen arcos de caza, machetes y otras armas menos habituales como pistolas y ballestas.