Los cazadores compartimos un hobby que tiene muchas variedades y cada una de ellas requiere el conocimiento que solo se adquiere con la práctica y el tiempo aunque también la teoría forma parte del conocimiento, sobre todo cuando se pone en práctica.

Entre las herramientas y utensilios que utiliza un cazador podemos encontrar algunas que aunque no son imprescindibles, si que son verdaderamente útiles y nos hacen mas sencillas las jornadas de caza.

Uno de estos utensilios es la cámara de caza o cámara de aguardos que básicamente es una microcámara controlada por una centralita electrónica a la que no le falta ningún detalle.

Esta cámara de aguardos se utiliza para fotografiar a los animales cuando pasen delante de su radio de acción, que es justo cuando el automatismo detecta el movimiento y capta las fotografías o vídeos para poder visonarlos mas tarde o pasarlos al ordenador.

La cámara de caza es un buen instrumento que facilita información sobre los animales, y entre las ventajas que tiene usar una de estas cámaras, podemos destacar las siguientes:

  • Tamaño mínimo. La microcámara mide apenas 14 x 9 ctms. lo que posibilita esconderla en cualquier sitio.
  • Gran autonomía. Puede permanecer hasta 6 meses en reposo hasta que se le agote la batería.
  • Resistente al agua. Aunque no es sumergible, la carcasa de la cámara resiste perfectamente el agua de lluvia.
  • Diseño camuflaje. Permite mimetizar la cámara entre la maleza para que pase desapercibida.
  • Contraseña. Incorpora un sistema de desbloqueo mediante contraseña que evita el uso indebido.
  • Led invisible. La cámara incorpora un sistema de iluminación nocturna con un led invisible para el ojo humano, lo que la convierte en una cámara de vigilancia que puede utilizarse durante el día y la noche.