Lo que comenzó siendo una simple herramienta en tiempos de guerra, se ha convertido en uno de los elementos más versátiles y confiables al alcance de cualquier persona. La cinta americana, esa clásica cinta que tenemos en casa, cuenta con una enorme popularidad alrededor del mundo.

cinta americana

Sus usuarios, inquietos y creativos sin límite a la vista, la han aplicado en cosas que superan por mucho a su función original.

Un solo trozo puede cubrir agujeros, unir piezas, reforzar una estructura,.

Y claro como hemos visto muchas veces en el cine y la televisión, mantener callado a alguien, e inmovilizar brazos y piernas.

Ese rollo que prácticamente está en toda caja de herramientas estadounidense.

También conocida como cinta para ductos, es una verdadera maravilla para realizar cualquier clase de improvisación.

La historia indica que la primera cinta de este tipo fue creada en 1942, durante la Segunda Guerra Mundial, por la división Permacel que en ese entonces pertenecía a la famosa empresa Johnson & Johnson.

La cinta americana tenía una función muy específica: Proteger a las municiones de la humedad.

Pero descubrieron que podían utilizarla en muchos otros casos, como por ejemplo la reparación de armas, de aviones, y una larga lista de equipo militar.

Al finalizar la guerra, los Estados Unidos experimentaron un alza importante en la construcción de hogares con sistemas adicionales como el aire acondicionado o la calefacción descentralizada.

Para funcionar, estos sistemas se apoyaban en ductos que distribuían el calor y el frío a todas las habitaciones.

La cinta militar  se convirtió en una excelente opción para reparar y reforzar las instalaciones de los ductos.

Las cintas americanas están formadas por tres capas.

La capa superior es de polietileno.

La inferior posee un pegamento basado en goma, y la capa central es de tela.

La regla general para todo adhesivo es que la superficie que lo vaya a recibir esté seca y limpia,

La cinta americana no es la excepción.

Muchas situaciones de urgencia o que requieren de una reparación rápida son compatibles con la cinta americana.

Al igual que la cinta médica de tela, la cinta americana posee una buena adherencia con la piel.

Por lo que es posible usarla como soporte para una venda de emergencia. 

Las especificaciones varían según el fabricante.

Pero se ha visto que una simple tira de cinta americana puede resistir unos treinta kilogramos de fuerza.