¿Cómo elegir un saco de dormir ideal?

Más que una cama, el saco de dormir te protegerá para pasar la noche en la naturaleza. Como es un elemento fundamental, el cuidado en la elección es esencial. Para eso, debes tener en cuenta una serie de detalles.

saco de dormirEs importante que consideres cómo piensas utilizar tu equipo, a qué ocasión y situación, etc. ¿Vas a acampar cerca del vehículo? ¿Lo usarás en campamentos salvajes y por lo tanto necesitarás llevarlo en tu mochila? ¿ Vas a acampar solo en playas y en lugares cálidos?

Antes de comprar un saco de dormir, una buena regla general es pensar en la noche más fría que tendrás que enfrentar y luego bajar unos 5 grados.

Recuerde que es más difícil mantenerte caliente en un saco de dormir hecho para temperaturas más cálidas que mantenerte fresco en un saco de dormir para temperaturas más frías; una cremallera completamente abierta generalmente resolverá este problema en segundos.

Algunas situaciones de uso del saco de dormir:

Camping: debido a que está muy cerca del automóvil, el peso y el volumen no son significativos, y puedes elegir modelos que ofrezcan más comodidad, como los rectangulares que, abiertos, se convierten en un gran edredón.

Senderos: se llevarán en la mochila por senderos que pueden requerir una o varias pernoctaciones. La relación volumen x peso debe ser mucho menor que el equipo utilizado en el campamento.

Detalles a considerar antes de comprar un saco de dormir:

Formato: existen dos formatos principales de sacos de dormir:

Camping: son rectangulares. Por lo general, se abren por completo, convirtiéndose en un edredón.

Momia: acompaña la forma del cuerpo y se calienta mejor, además de ser más liviano y compacto.

Temperatura: Se deben tener en cuenta algunos factores, como el cansancio, la presencia de viento, el hambre, la humedad y los factores personales, ya que hay personas que tienen más calor y otras más frío.

Las temperaturas indicadas en el embalaje del saco de dormir dan una medida de comodidad, pero siempre se debe considerar algún margen.

Cremallera: las cremalleras deben ser fáciles de manejar y abrir por ambos lados. Recuerda que puede que tengas que manejarlos con guantes en las noches más frías.

Forro: aquí es donde se define cuánto puede soportar la temperatura un saco de dormir.

El aire es el aislante más grande que tenemos y la capacidad de las fibras de relleno para almacenar aire es lo que lo hará más o menos caliente. Las fibras pueden ser naturales (plumón de ganso – edredón o plumón – y lana) o sintéticas.

Ya sabes que sin una buena noche de descanso,  no hay forma de levantarte y 100% al día siguiente para continuar tu aventura.

Con tantas marcas y modelos en el mercado, es difícil definir cuál es la mejor opción para ti y cómo realizar esta inversión de manera segura. Es importante tener en cuenta todos los puntos de los que hablamos anteriormente: cuál es tu tipo de aventura, qué temperatura debe soportar tu saco de dormir y qué forma te queda mejor.

En Desenfunda encontrarás modelos de sacos de dormir a precios muy especiales, solo tienes que visitar nuestra sección de senderismo y outdoor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *